Soltando amarras

Muchas veces me he preguntado cómo será mi hija en el futuro. Cómo se las apañará dentro de 15 años, cuando sea una joven más, disfrute de su cuadrilla de amigos y amigas y vaya asumiendo la cesión de responsabilidades que merece por parte de la sociedad.

¿Seguirá estudiando? ¿Tendrá un trabajo? ¿Viajará sola en el tranvía? ¿Hasta dónde será capaz de valerse por sí misma?

Ahora mismo carezco de respuestas, aunque creo conocer parte de la fórmula mágica para hacer posible que mi hija sea lo más autosuficiente posible: lo que Leire será mañana dependerá de lo que hoy le dejemos ser. Dicho de otra manera: debemos soltar amarras.

Así lo hemos hecho esta semana. A sus ocho años, Leire ha pasado su primera noche lejos de su familia; fuera de casa y en compañía de sus amigos y amigas de colegio. Una gran experiencia para ella y para nosotros. El hilo umbilical ya es un poco más largo y Leire un poco más autónoma; y este pequeño avance lo ha conseguido a golpe de maleta y de saco de dormir.

Situaciones como esta nos hacen reflexionar sobre la importancia que tiene saber valorar la capacidad de nuestros hijos e hijas. Muchas veces los miedos y temores nos impiden ver esas capacidades y nos empujan a la sobreprotección.

Tampoco creo que ese exceso de celo protector sea malo en determinados momentos y situaciones, pero debemos saber medirlo, porque si no, a la larga, se convertirá en un obstáculo cada vez más alto y más difícil de salvar en el camino de nuestros hijos e hijas hacia su autonomía personal

Como los barcos que sueltan amarras para salir del puerto, los padres debemos saber soltar amarras en el control que ejercemos sobre nuestros hijos e hijas. Con paciencia y confianza, mucha confianza, podemos hacerles más autónomos. De nada nos sirve exigir a la sociedad que les de una oportunidad si nosotros –los padres y madres- no se la damos primero.

Por eso, confiemos en ellos, démosles nuestro apoyo y, sobre todo, dejemos que nos sorprendan.

Anuncios

8 Respuestas a “Soltando amarras

  1. excelente post, confieso que me costaria dejar dormir fuera a mis hijos, quizas no por el sindrome down, sino por la desconfianza en las otras familias, mas con la situacion tan complicada que vivimos en mi ciudad en cuanto a inseguridad.
    pero es cierto, poco a poco debemos irlos soltando,uno como papa debe saber cuando es el momento ideal, y saber reconocer cuando son capaces de lograrlo y que nosotros no seamos los que los detengamos

    saludos

  2. Muy cierto lo que dices, aunque los temores nos torturen siempre debemos dar independencia y libertad para que se desenvuelvan sin ayuda.. woo es dificilll pero debemos tratar siempre de ir hacia ese paso!

  3. Aunque pueda resultarnos difícil y estoy segura de que en el futuro a mi me costara un montón (o eso creo ahora) es lo mejor que podemos hacer. Tenemos que confiar en las capacidades que tienen y ayudarles en vez de sobreprotegerles. Estoy segura de que Leire se lo va a pasar genial!!
    Un besote

  4. Maria del Carmen

    sí que hay que ser valientes para apoyarlos y empujarlos a ser personas con autonomía. pero con buenos guías, ya no asusta tanto a los padres, y si además somos muchos y vamos juntos, ya la cosa es bien distinta, hasta puede ser “más fácil”. ¿les parece así?

    • Pedro Jiménez

      Maria del Carmen. Creo que la dificultad sigue siendo la misma, solo que los padres estamos más concienciados de que hay que dejarles hacer, y eso nos obliga a esconder nuestros miedos.

  5. Una persona inteligente me ha dicho esta semana:
    “Nos preocupamos por qué mundo vamos a dejar a nuestros hijos, cuando nos deberíamos preocupar más por qué hijos vamos a dejar a este mundo”.

  6. Hay que ser valientes.
    No solo hay que apoyarles, hay que empujarles a conseguir esa autonomia, esa rebeldia que haga posible que esas capacidades, que indudablemente tienen, puedan desarrollarse.
    Me viene a la cabeza esa canción de Mikel Laboa que dice que le gustaría tener un pájaro en casa, enjaulado, pero que ya no sería pájaro, por lo que prefiere disfrutar de él en libertad.

  7. Hola,,, tienes razón hay que soltar amarras, aunque eso sea difícil.
    Seguro que se lo va a pasar genial!!!!
    besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s