Dis(capacitada)

Reconozco que la palabra discapacitada no me agrada demasiado, por mucho que refleje una condición humana. Al igual que reconozco que el significado de este término sólo me empezó a preocupar hace pocos años cuando nació mi hija con síndrome de Down.

Desde entonces me he preguntado más de una vez por la asombrosa habilidad que tiene el ser humano para etiquetar al prójimo, para establecer clasificaciones en las que con una parte define un todo.

Mi hija está en una de esas tablas. Es dis(capacitada). Sería absurdo negarlo; tan absurdo como negarle el reconocimiento de sus capacidades. Por cierto, para esto no hay valoración que valga; para lo otro sí; seguramente porque estamos abonados a ese deporte nacional consistente en destacar siempre lo negativo, lo que nos resta como personas, olvidando lo positivo, aquello que alimenta nuestra autoestima y dignidad.

Es cierto que en los últimos años la situación ha cambiado mucho para las personas con dis(capacidad) intelectual. Hay futuro. Bien lo sabe Gontzal, que trabaja en la fonoteca de una emisora de radio; Alberto, que cada mañana acude a un bufete de abogados, o Ana, quien cada día demuestra su eficiencia informando y atendiendo a los pacientes de un hospital.

Estos tres jóvenes con síndrome de Down son la constatación de que, como con cualquier otra persona, todo se reduce a una cuestión de oportunidades, a dejar hacer sin atender a clasificaciones previas, sin etiquetas que lastren. Tuvieron la ocasión y la aprovecharon, pero sólo son la punta del iceberg de lo que hay por debajo, miles de jóvenes esperando a que, como a ellos, les llegue su turno.

En este sentido, es una lástima que la sociedad siga teniendo tan poco presente las potencialidades de las personas dis(capacitadas). Sólo así se entiende las contadas oportunidades que les ofrece, con lo que al final va a resultar cierto eso de que la verdadera discapacidad reside en el mundo donde vivimos, no capacitado para ofrecer a nuestros hijos e hijas las ocasiones que se merecen.

Termino como empecé, con mi hija.

Sólo tiene 7 años y de mayor será artista, estamos convencidos. Maneja el micrófono como nadie y canta y baila como la mejor. Mientras esperamos juntos la llegada de ese momento, día a día nos va demostrando sus otras capacidades. Ella es la primera en saludar las mañanas y arrancar la sonrisa de las personas que viajan a su lado en el tranvía. Ella es la primera en apuntarse para pedir un autógrafo a ese jugador de baloncesto al que su hermano –tres años mayor- no se atreve a acercarse. Ella es la primera en ofrecerse para cuidar a su prima de dos años. Ella es la primera en recordarnos que quiere asumir responsabilidades. Hoy, nosotros no se las podemos negar; mañana, la sociedad tampoco debería hacerlo. Sería una excelente señal. Confiemos.

Anuncios

5 Respuestas a “Dis(capacitada)

  1. Reyna C. Jourdan

    Me emociona leer que unos padres luchen por su hija. No es fácil como dices, te cambia la vida pero si nosotros creemos que pueden debemos luchar por que esta sociedad sea mas sensible, que todos ellos sean tratados como lo que son, PERSONAS. Yo tengo un hijo de casi 14 años, llego a nuestra familia y a nuestro corazón a la edad de 31/2 meses, y desde ese momento seguimos luchando para que sean tratados como iguales. Tenemos que svis orador y escuchados.
    Felicidades por lo que hacen. Un abrazo afectuoso desde SLP, México.

  2. María Eugenia

    Un autor español hace mención al término “diversidad funcional”, considero que es un término inclusivo que borra la barrera entre los que “tienen discapacidad” y los que “no la tienen”, poniendo el acento en las posibilidades de funcionamie…nto (término genérico que incluye funciones corporales, estructuras corporales, actividades y participación(con una condición de salud) y los factores contextuales (ambientales y personales). El término discapacidad en cambio, es un término que pone el acento enlas deficiencias de las funciones y estructuras corporales, a las limitaciones en la actividad y restricciones en la participación, por tanto indica lo aspectos negativos de la interacción entre una persona y los factores contextuales. (el “dis”). Por eso prefiero el término: diversidad funcional.

  3. maravilloso artículo! me gustó muchísimo! ya te sigo en facebook!

  4. Este es una de nuestras grandes retos: sacar a la luz esas capacidades “ocultas” a los ojos de la mayoría pero que notros tenemos la suerte de disfrutar día a día.
    De hecho, creo que otra de las cualidades de estas personas dis(capacitadas) es, si le damos la oportunidad, cómo te enseñan a valorar precisamente este tipo de cosas.

  5. .Pra mi son los mejores del mundo , nunca están triste !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s